Sesion gratuita
Coaching Personal
 
 
 
 
 
 
 
Historias de exito
Historia de Moises. Testimonio del cliente

Mi llegada al coaching fue gracias a una grave crisis personal. Digo bien “gracias a” porque el proceso me ha ayudado a mejorar como persona y a conseguir más metas.

Mi esquema de vida y mis valores son muy coherentes, y aún los sigo manteniendo.  He dado prioridad a mi felicidad personal. Reconozco que mi pareja fue una persona fundamental en una etapa concreta de mi vida. Gracias a los años que compartí con ella aprendí a disfrutar de la vida y a mejorar continuamente sin tener miedo a nada, ni a los retos ni a los cambios.

Tuve que volver a empezar de nuevo, en otra ciudad y con otro trabajo pero poco a poco todo me fue muy bien. Personalmente fui muy feliz, disfruté muchísimo de la vida y además tuvimos un hijo. ¡Qué ilusión poder educar a mis hijos de la mejor forma posible y enseñarles a pisar fuerte en el camino de la vida! Podía conciliar mi vida personal y profesional. Y todos mis proyectos tanto personales como profesionales veían la luz. Mi esquema de vida funcionaba a las mil maravillas.

Sin embargo, poco a poco,  todo aquel puzzle que tanto me había costado encajar, saltó por los aires cuando mi pareja me dice que ya no siente nada por mi.

Mi estado de ánimo roza la depresión. Mis inseguridades y mis miedos crecen. Cansancio, tristeza, mirada baja, falta de proyectos personales, miedo a los fines de semana. Lo único que me animaba a seguir adelante era el trabajo y el niño.

Es en estos momentos cuando entro en contacto con Iciar.  La historia personal de Iciar me hizo confiar en ella como coach. Yo necesitaba ayuda y contacté con ella con el ánimo de recuperar mi relación de pareja. En la primera sesión, Iciar hace un diagnóstico muy acertado de mi situación:

“Tienes un puzzle de vida que se ha roto y hay que recomponerlo”.

Me acuerdo perfectamente que me comentó que las relaciones de pareja dependen de las dos partes y con el coaching no se solucionan. A pesar de ese primer jarro de agua fría, acepto el reto porque creo que hay otros muchos aspectos de mi vida que debo mejorar.

En la fase de descubrimiento me doy cuenta que por miedo a perder mi relación de pareja ESTABA RENUNCIADO A MI YO AUTÉNTICO, ESTABA PERDIENDO LOS VALORES QUE ME DEFINEN COMO PERSONA.

El encuentro con mi Yo futuro guiado por Iciar sin ninguna duda ha sido una de las experiencias más valiosas e importantes de mi vida.  Me ha ayudado a recuperar mis valores y mi persona: risa, optimismo, el valor de la familiar (padres y hermanos), recuperar los amigos, sociabilidad, ejercicio físico, emprender nuevos proyectos,... 

Semanalmente y después de cada sesión adquiría compromisos para ir recuperando cada uno de los valores que estaban dormidos.  Son ese tipo de actividades que siempre se dejan para mañana pero nunca se hacen. Actividades fáciles que, sin embargo, aportan un alto bienestar cuando se realizan. En mi caso llamar más a mis padres y hermanos, preguntarles por su vida y no limitarme a escucharles, volver a correr, ir a comprar y echar unas risas con el tendero, hacer todas las semanas una actividad que me agrade, empezar a escribir mi libro, hablar más a menudo con los amigos,  ...
 
Durante el proceso de coaching mi mujer me pidió el divorcio y durante el proceso no llegamos a ningún acuerdo por lo que se llevó por la vía contenciosa. Aunque la situación fue traumática y emocionalmente dura, ha sido más fácil de afrontar desde mi yo auténtico y con la ayuda de Iciar. He conseguido el objetivo principal que me propuse (custodia compartida para educar y convivir con mi hijo) aunque al principio del proceso parecían imposibles de alcanzar al no haber acuerdo entre las partes. He visto el lado bueno de la situación y disfruto y valoro mucho más la relación con mi hijo. Actualmente, estoy en el proceso de enfocar  mi vida a actividades que me ayuden a realizarme como persona y a ser más feliz.

Para mí Iciar es una persona sorprendente. Sabe poner nombre a mis estados de ánimo. Pero, sobre todo, tiene una habilidad prodigiosa para enfocar la vida en positivo,  no perder de vista las metas y proponer retos que aportan un enorme bienestar. Incluso con los retos con los que en un principio no he estado de acuerdo, han sido positivos para mí.

Quería concluir mi  testimonio con el siguiente agradecimiento:

GRACIAS por ser un espejo tan excelente que es capaz de reflejar y recordar lo bueno que hay en mí.

GRACIAS por hacerme pensar y reflexionar y retarme a dar un pasito más.

GRACIAS por facilitarme técnicas que me ayudan a vivir constantemente la vida con alegría.

GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS

 

 


© 2006, coachingparaelexito.com   Telf.:(+34) 616 31 68 13  ipiera@coachingparaelexito.com  Madrid - España